Durmiendo en un gallinero, rodeado de metaleros

de mochilero en LatviaLuego de conocer Lituania me fui a Lepaija que es un pueblo costero de Latvia que me gusto mucho. Me hospedó una niña de 18 años, se llamaba Kristina y tenía un look Avril Lavigne… solo que petisa y regordeta. Sí me cagaron de nuevo! Ya lo decía mi abuela “las minas que conoces en internet tienden siempre a la narigudez, la granulencia o la regordetación”. Mirá que uno sabe que las fotos de internet son ree mentirosas, pero siempre pasa lo mismo “nooo mira esta mina lo que estaaa esto no puede ser mentira viejo, viste lo que es?”! Y oportunidad tras oportunidad uno vuelve a chocar con la misma piedra, Habra que ser boludo eh!

En fin, a Kristina le gustaba el metal. Pero no cualquier heavy metal, sino que unicamente escuchaba Death Metal, especialmente una banda llamada skyforger; Animal, V8 o Il Ninio le resultaron demasiado melódico para su gusto.

La primera tarde me propuso ir a la noche a lo de unos amigos. Estaba por decirle que no hasta que me surgió vaya uno a saber por que, el espíritu aventurero, y bueee vamos a lo del amigo nomás. Salimos de la casa caminando, por lo que daba por hecho que el amigo vivía a pocas cuadras. Para mi sorpresa en una esquina nos esperaba una especie de fitito destartalado con vidrios polarizados y dos gordos barbudos con chaquetas negras de esos que en las peliculas agarran a la gente como uno, las levanta en el aire y les dicen “oye amigo estas muy lejos de tu vencindario”. Muchas alternativas no había, y subí al auto. Metal al palo. Y los barrios que se hacían cada vez mas pobres y las casas ams alejadas entre sí, hasta que agaramos una ruta y nos metimos campo adentro.

Ahí estaba yo, en un auto en medio de la nada de Latvia rodeado de 3 barbudos con buzos que decian ”666 Satan and Roll” (jajaja!). Kristina me preguntó si tenía miedo, que ella en su lugar lo tendría. Y honestamente la respuesta era no. Estaba re tranquilo. Quizás sería por haber sobrevivido al bosque lituano, quizás lgunos dirían que fui valiente, o que fui intrepido, y otros probablemente con mayor tino dirán que fui un idiota. Pero bueno, al menos fui.

Llegamos al lugar y era una granja vieja. Habrá algún edificio en ex tierras comunistas que tenga menos de 30 años? El anfitrión tenía un mameluco y pinta de asesino serial. Vivia ahi y hacía su propio vino. Pero como en Latvia las uvas no crecen demasiado bien, hacian un “vino de frambuesa”. Me lo dieron de probar orgullosamente y yo no quería tomar vino. Me dijeron “bueno pero tomate uno para brindar por Latvia” y tuv que probar. Era lo que se dice “feo-feo”. Claro que uno no quiere offender a un grupo de metaleros Letoneses en medio de la noche y del campo, así que tuve que decir que estaba rquísimo. Ellos encantados no dejaron que mi copa estuviese nunca vacia. Que feo cuando los anfitriones son mas hospitalarios de lo que uno desearía!

Pasamos la noche escuchando metal en un fogón. Igual como decimos siempre, el metalero es buen padre, en el fondo son re atentos y respetuosos, me trataron de 10. Sabes que groso que un tipo con todo el brazo tatuado con la estrella de lucifer te diga “no seas timido, si queres te traigo mas torta”’. Despues en un momento me preguntaron si me gustaba la música clásica y les dije que si. Por fin van a sacar este metal mata cabeza! Pero no, para ellos música clásica era ACDC.

Lo mas interesante vino a la hora de dormir. Kristina se fue del fogón y un chico la acompañó con una linterna. Volvió y al rato yo dije que tenía sueño. El mismo pibe me dice vení que te llevo. Caminamos un ratito iluminandonos con una linternita. Y en eso se frena delante de un granero y abre la puerta. Había 3 metros de paja, encima alfombras y frazadas. Me hizó el gesto de “pasa”, al tiempo que con la linterna iluminaba una frazada en medio de la paja. Me dijo”no te preocupes por los animales”, y cerró la puerta.

de mochilero en Latvia

Bueno, acabo de amanecer en un gallinero pretenden que esté peinado?!

Para ser sincero, debo admitir que dormí comodísimo, ojalá todos los días tuviese un colchón de 3 metros de paja! El lado negativo fue que me despertó un perro lamiendome la cara a las 6, a las 7 un gallo chillando a 1 metro mio, y me desperte definitivamente tipo 8 con una gallina caminandome en el pecho! Ahí me trajeron el desayuno a la cama: tomate (de la huerta) con crema, y para tomar vino blanco!! Se pusieron a tomar como si nada a las 9 de la mañana los sacados! Despues me preguntaron frases en español, quisieron que les enseñe a decir “ven aqui p..a”. No se imaginan lo felices que se pusieron cuando aprendieron, parecían niños.

de mochilero en LatviaLas chicas también me preguntaban cosas, y yo les enseñe español. Pero español cabeza y cordobés! “Dame un beso” les dije que era, ”rompeme la boca varón”, amigo lector simplemente imagine a una letonesa pronunciando eso.

Cuando estaba a punto de irme de la granja, el dueño me regalo una medalla comunista al merito con la cara de Lenin!! Me contó que la medalla se la ganó en una apuesta a un viejo borracho, quien la había ganado por producir miel. Tras unos saludos cordials dejé la granja, solo quedaba esperar el moderno micro rural para volver a la ciudad. LENO.

Escribe un Comentario